Decoración de oficinas pequeñas: los mejores muebles

La decoración de nuestra oficina tiene una cuestión fundamental que debemos enfrentar: las dimensiones. En aquellas que cuenten con gran cantidad de espacio no habrá problema. Por el contrario, con la falta de metros llegan los quebraderos de cabeza.

¿No tienes espacio? Una mala decoración puede arruinar tu ambiente de trabajo. Una oficina angosta con una mala organización puede estropear nuestra labor. Por ello, debemos saber cómo decorar adecuadamente el espacio y sacarle el máximo partido. ¿Quieres evitar esa sensación de angustia que te invade cada vez que te sientas en tu mesa? ¡Sigue estos consejos y no recordarás siquiera ese oscuro pasado!

 

Decoración de las paredes para redimensionar.

Si algo es innegable es que el color puede convertirse en nuestro mejor aliado. Sin embargo, no es fácil acertar de lleno en este tema. ¿Todo blanco? Entonces deberás tener una rutina de limpieza firme. ¿Color entonces? Cuidado ahí también, ya que hay colores que reducen el espacio.

¿Entonces qué color?

Es cierto que el blanco es el color por excelencia a la hora de agrandar espacios. A pesar de ello, también puede jugar malas pasadas. Pintar toda nuestra oficina de blanco puede ser un acierto por la sensación de limpieza que transmite. Por otro lado, el blanco hace que cualquier ápice de suciedad se vea antes: restos de una goma de borrar, una grapa que se nos fue, manchas de tinta…

Por eso os recomendamos elegir un color como el azul, que da sensación de libertad porque nos recuerda a los grandes espacios abiertos. Además, no es tan sucio como podría serlo el blanco. Elije un tono claro de este color y pinta paredes y techo para crear un espacio casi infinito. Colocar una cenefa en la parte alta, llegando al techo, puede darnos unos centímetros extra de altura.

 

Decorar con la luz: el truco olvidado.

La luz es también fundamental a la hora de decorar una estancia. Si esa estancia además va a estar enfocada al trabajo, una buena iluminación es imprescindible. Olvida los grandes y pesados estores. Deja de lado las cortinas, quita cualquier barrera a la luz y coloca tu escritorio bajo la ventana.

 

 

¿No cuentas con ventanas en tu oficina? ¿Son insuficientes para trabajar cómodamente? La luz artificial entonces deberá convertirse en tu mejor amiga. Te recomendamos mínimo tres puntos de luz. Una primera luz fundamental en el techo que ilumine toda la estancia. Una segunda de una lámpara de pie en la parte izquierda de tu mesa o justo delante de esta. Una tercera de apoyo procedente del lado izquierdo para los diestros y del derecho para los zurdos. Podemos complementar esto con puntos de luz menores diseminados por las paredes o los muebles. De esta forma tendremos dos tipos de iluminación: una de trabajo y una ambiental. Así, adecuaremos nuestra oficina tanto a los momentos de concentración como a los de reunión con más personas.

 

Decorar con orden.

El orden es vital en la vida y si hablamos de un espacio de trabajo, aún más. Puedes leer también el artículo que tenemos sobre cómo ordenar según Marie Kondo.

Tener un espacio pequeño y además abarrotado es uno de los grandes errores. Lo más adecuado es dejar el espacio libre, sin objetos innecesarios. Ten en tu mesa lo imprescindible. Haz que los complementos decorativos sean pequeños y poco llamativos. Eso sí, estos pequeños detalles deben tener un color que les diferencie. El amarillo, por ejemplo, resulta atractivo y destaca sobre el azul de nuestras paredes. No obstante, tampoco te excedas: solo un color para dar unidad y seguir ampliando espacio.

El ordenador, la lámpara, algún bolígrafo y la taza de café o agua. No necesitas tener nada más en tu escritorio. Todo lo demás lo puedes guardar en cajones y estanterías.

 

 

Además, podemos ordenar nuestra oficina para redimensionarla. Olvida los tabiques innecesarios y crea el espacio a partir de los propios muebles y detalles. Un biombo sencillo y elegante para separar la zona de reunión de la de trabajo. Un pequeño sofá o una butaca sin mucho ornato junto a una lámpara puede crear un lugar de lectura íntimo.

Juega con la decoración, investiga, prueba… recuerda que siempre puedes cambiar de sitio esa mesita que tienes para el café o aquella lámpara que no usas.

 

 

Este diseño de oficina que tenemos es un buen ejemplo. Además de ver un claro orden, vemos también cómo se delimita un espacio con el escritorio en ele. Se puede acotar ese espacio con la sencilla estantería de detrás y seríamos capaces de imaginar la vida de la oficina de un vistazo.

Decorar con los muebles.

No os sorprenderá si os decimos que la elección de muebles es vital a la hora de ganar o perder espacio. Si tu oficina es pequeña, olvida los grandes ornatos, los sillones orejeros o las sillas enormes. Recuerda: menos es siempre más.

Aprovecha ese rincón perdido para instalar tu “salita” de lectura o aquel otro hueco para la mesita del café. No hay ningún espacio que no pueda aprovecharse. Los muebles a medida pueden ser tus mejores aliados en la tarea de decoración.

 

 

Otra cosa a tener en cuenta es evitar el “peso visual”. Es decir, nada de grandes muebles de madera ni patas gruesas y pesadas que abarroten el espacio. Deja respirar a tus ojos y coloca una sencilla mesa de patas finas con una silla de plástico transparente o de patín. Haz que las líneas de la decoración sean sencillas para que no llenen el espacio que estamos creando. Una silla de madera ligera y en el mismo tono de la pared o de los detalles también puede ser de ayuda.

 

 

¿Precisas de más espacio para colocar carpetas y archivadores? Entonces necesitas una estantería sencilla. Mejor si no tiene grandes pomos que sobresalgan de las líneas que crea el propio mueble. Una estantería minimalista como la de la imagen puede ser muy favorecedora en la creación de ese espacio diáfano que necesitamos. Eso sí, ten en cuenta que los detalles siempre deben ser del mismo color.

 

 

Por último, puedes colocar un espejo que ayude a agrandar aún más el espacio. Pero, ¡cuidado! A pesar de que pueden resultar útiles, también son una distracción. Por ello debemos colocarlo a la altura suficiente como para no vernos reflejados mientras trabajamos. También es conveniente que no sea muy grande y que se sitúe en un punto donde pueda reflejar la luz natural de la ventana.

 

 

¿Qué te han parecido estos pequeños trucos? Esperamos haberte ayudado y que tu oficina quede bonita y funcional.

Si buscas muebles en Valladolid, somos tu tienda.

 

 

2019-07-18T09:18:15+00:00 18/07/2019|Sin comentarios

Déjanos tu comentario

Centro de preferencias de privacidad

Estrictamente necesarias

Cookies necesarias para el correcto funcionamiento de nuestra web. Por ejemplo, necesitamos que unas cookies estrictamente necesarias estén habilitadas con el objetivo de guardar tus preferencias sobre el uso de cookies. Si deshabilitas esta cookie, no podremos guardar tus preferencias. Esto quiere decir que cada vez que visites nuestra web, tendrás que volver a habilitar o deshabilitar las cookies otra vez.

wordpress_test_cookie, gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types], fusionredux_current_tab

Advertising

Estadísticas y análisis

Cookies de análisis de terceros. Estas cookies son generadas por Google Analytics. Google almacena la informacion recogida por las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos, cumpliendo con la legislación Europea en cuanto a protección de datos personales y se compromete a no compartirla con terceros, excepto cuando la ley le obligue a ello o sea necesario para el funcionamiento del sistema. Google no asocia su direccion IP con ninguna otra información que tenga.

_ga, _gid, _gat, gtag_UA_109939991_1, 1P_JAR, CONSENT, NID

Other